Relación de noticias sobre la restauración de Santa María la Blanca

1628056

Santa María la Blanca

La Inmaculada de Murillo no retornaría al Prado si no llega a ser porque un mariscal francés de las tropas napoleónicas robó el cuadro para venderlo años más tarde al Museo del Louvre. El Mariscal Soult, no sólo se apropió de tan significativa obra, sino que expolió todas las obras importantes por donde iba pasando. Un saqueo vergonzoso. Consiguió adueñarse de quince cuadros de Murillo, amén de otros de Alonso Cano, Tiziano, Zurbarán o Ribera. Además de las obras que Miguel de Mañara encargó a Murillo para la Iglesia de la Santa Caridad, también se llevó los lienzos que el bueno de Justino de Neve encargó al pintor del dogma inmaculista para la iglesia de Santa María la Blanca. Pero Santa María la Blanca ha vuelto a abrir sus puertas recuperando todo su esplendor. Tras veinte meses de restauración, y a falta de limpiar las yeserías (en una tercera y última fase), ya se puede visitar este maravilloso templo, cuya advocación nos trae a la memoria la extraordinaria nevada que cayó sobre Roma un 5 de agosto, y que también dio lugar a la formidable iglesia de Santa María Maggiore. Antigua basílica visigoda, mezquita y sinagoga hebrea en el Siglo XIII, Santa María la Blanca se convirtió a mediados del siglo XVII en una de las iglesias barrocas más representativas de la ciudad. Una mezcla única en el arte, donde destaca su característica y representativa espadaña y su fachada gótica. Fue el propio Justino de Neve, quien encargó las diez columnas de jaspe rojo del interior. Sin duda, el patrimonio arquitectónico de Sevilla sale reforzado al recuperar la vieja sinagoga del barrio judío. Y ya, manos a la obra, antes de rescatar la «Inmaculada de Soult», podríamos restaurar, también, la iglesia de Santa Catalina.

http://www.larazon.es/detalle_normal/noticias/859049/local+sevilla/santa-maria-la-blanca

 

El renacimiento del barroco

La iglesia de Santa María la Blanca reabrió ayer sus puertas tras casi tres años de restauración En dos fases, se ha actuado sobre las cubiertas, la solería, la azulejería y las humedades

El templo de las tres religiones reabre sus puertas. La iglesia de Santa María la Blanca, en el barrio de la judería, se reencontró ayer con su feligresía tras casi tres años cerrada por obras. Desde aquel Domingo de Resurrección del año 2010, día 4 de abril, en el que el histórico templo cerró sus puertas debido al mal estado de las cubiertas, se han realizado dos fases de obra. Una primera, costeada entre la Consejería del Cultura de la Junta de Andalucía, que corrió con el 80% del presupuesto; y la Archidiócesis de Sevilla, que sufragó el resto, consistente en la reparación de las cubiertas y la espadaña del templo, que se encontraban en muy mal estado. La segunda fase, que es la que acaba de terminar, ha corrido por cuenta de la propia feligresía y se ha centrado en la restauración de los azulejos, la solería y el resanado de los muros, que estaban afectados por filtraciones de agua que subían por capilaridad.El arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo; y el consejero de Cultura de la Junta de Andalucía, Luciano Alonso, presidieron en la tarde ayer la inauguración institucional del templo (habrá una religiosa el 11 de febrero). Los máximos exponentes de que Santa María la Blanca esté hoy abierta son Manuel Mateo, el párroco que con su empeño ha posibilitado que las obras salieran adelante; y el arquitecto, Óscar Gil Delgado. El catedrático emérito de Historia del Arte, Teodoro Falcón, ilustró a los presentes sobre el devenir histórico y artístico de un templo en cuyo solar se presume que en su día hubo una basílica visigoda, luego se convirtió en mezquita árabe, posteriormente fue sinagoga judía y, ya en el siglo XVII, adoptó su actual configuración barroca como templo cristiano.

Tanto Falcón, como el propio arzobispo y el consejero, valoraron la enorme importancia de esta iglesia, uno de los referentes del barroco. Alonso destacó que actuaciones como las de Santa María la Blanca «reflejan el compromiso y el esfuerzo constante que realiza el gobierno andaluz para dar una respuesta ágil y eficaz a los desafíos que presentan la tutela y la conservación del complejo, rico y enorme patrimonio andaluz». La Junta invirtió en la primera fase de las obras 658.000 euros. El consejero también reclamó la participación de «toda la sociedad» en la protección del patrimonio andaluz.

Por su parte, monseñor Asenjo felicitó al párroco y la feligresía por su contribución a la restauración. Asenjo destacó los valores «estéticos, artísticos e históricos» del templo y explicó que se pone al servicio de los feligreses y visitantes, como marca la Ley de Patrimonio. El arzobispo puso especial énfasis en la labor que hace la Junta para la protección del patrimonio y resaltó una doble vertiente: «La Junta presta un gran servicio a la cultura y los derechos humanos fundamentales, entre los que está el derecho a la libertad religiosa. Igual que construye bibliotecas o polideportivos, colabora en la restauración y conservación de este edificio que garantiza la libertad religiosa y el derecho de los ciudadanos a practicar su religión. También así están sirviendo al pueblo».

El párroco recordó que todavía hacen falta donativos para seguir pagando la segunda fase, que ha costado unos 300.000 euros, y animó a seguir colaborando para la rehabilitación integral».

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1446472/renacimiento/barroco.html

 

Ahora quedan las yeserías

La Junta anuncia su intención de colaborar con la Iglesia y Urbanismo en la restauración de la decoración barroca, que se pretende iniciar en 2014

Un detalle de las yeserías en el que se observa la mutilación de uno de los angelitos.

Con el acto celebrado ayer en Santa María la Blanca se pone fin a la parte más cara pero invisible de un proyecto de restauración que aún no se ha culminado.Gracias a las obras dirigidas por el arquitecto Óscar Gil Delgado, el templo ha quedado a salvo de sus tres principales enemigos: la lluvia, la humedad que rezuma del suelo y las grietas que estaban apareciendo en las bóvedas y muros. Sin embargo, aún queda por acometer la que será la parte más lucida del proyecto, aquella que supondrá la intervención sobre el extraordinario conjunto de yeserías de los hermanos Pedro y Miguel Borja (al parecer con la colaboración de Pedro Roldán) y en las pinturas murales verticales que, según el historiador del Arte Teodoro Falcón, responden a un diseño de Bartolomé Esteban Murillo, un pintor que se implicó en el rediseño barroco del antiguo edificio gótico-mudéjar por encargo de su mecenas y amigo Justino Neve. Además, en esta tercera fase de la intervención se pretende instalar la iluminación artística y nuevos sistemas de megafonía y contraincendios.La tercera y última fase de la restauración de Santa María la Blanca está presupuestada en 409.000 euros, una cantidad que aún hay que conseguir. En los últimos tiempos, la Archidiócesis de Sevilla y la Gerencia de Urbanismo han entablado conversaciones para estudiar la manera de sufragar una intervención sin la cual no se podría dar por concluida la restauración de este Bien de Interés Cultural. Por su parte, el consejero de Cultura de la Junta, Luciano Alonso, durante el acto de reapertura de la iglesia de ayer, aseguró que la administración andaluza tiene previsto participar en la restauración tanto de las yeserías como de las pinturas de los muros y los arcos del templo. Que esta colaboración se materialice donando dinero en metálico o poniendo a la disposición del proyecto a los técnicos y dependencias del Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) es algo que está por ver.

Respecto a los plazos de esta última intervención, el párroco, Manuel Mateo, mostró ayer su intención de que los trabajos no comiencen hasta el próximo 2014. «Este año ya no habrá más obras», dijo el sacerdote con un gesto un tanto cansado. También dejó claro que tanto La Piedad de Luis de Vargas y la Sagrada Cena de Murillo -los dos mejores cuadros que permanecen en la iglesia tras el expolio del mariscal Soult-, que actualmente se encuentran en el Museo de Bellas Artes y en la parroquia de San Nicolás, respectivamente, no volverán por ahora al templo. El objetivo es ahorrar en los carísimos transportes de estas obras de arte que generarían unas nuevas obras.

Las yeserías barrocas de Santa María la Blanca están consideradas como una de las más importantes en su estilo y fijaron el canon que después se utilizaría con profusión en los camarines del siglo XVIII.

http://www.diariodesevilla.es/article/sevilla/1446483/ahora/quedan/las/yeserias.html

 

Alonso reclama la participación de «toda la sociedad» en la protección del patrimonio andaluz

El consejero ha asistido a la reapertura de la Iglesia de Santa María la Blanca, en cuya restauración la Junta ha invertido 658.000 euros

El consejero de Cultura y Deporte, Luciano Alonso, ha asistido en Sevilla a la reapertura de la Iglesia de Santa María la Blanca, una joya del Barroco andaluz en cuya restauración la Junta ha invertido 658.000 euros. Luciano Alonso ha señalado en el acto que «en estos momentos de dificultad, se hace necesaria una participación compartida, no sólo de todas las administraciones responsables, sino también de toda la sociedad en la protección del inmenso patrimonio andaluz».

Durante su intervención, el consejero ha destacado que actuaciones como las realizadas en Santa María la Blanca «reflejan el compromiso y el esfuerzo constante que realiza el Gobierno andaluz para dar una respuesta ágil y eficaz a los desafíos que presenta la tutela y conservación del complejo, rico y enorme patrimonio andaluz».

Según se indica en nota de prensa, Alonso ha hecho asimismo hincapié en la capacidad que tiene este patrimonio de «crear ciudadanía», en cuanto a «valores que nos distinguen y referencias que nos unen como ciudadanos». En este sentido, ha agregado son «elementos de identidad que proyectan nuestro futuro y que poseen en nuestros días una capacidad incalculable de generar riqueza y empleo».

La restauración de la Iglesia de Santa María la Blanca es fruto de un convenio de colaboración suscrito en julio de 2009 entre la Consejería de Cultura y el Arzobispado de Sevilla para financiar la restauración de las cubiertas del templo. El presupuesto del proyecto, encargado por la Junta al arquitecto Óscar Gil Delgado, es de 823.018 y, a través del acuerdo, la Junta se comprometía a abonar el 80 por ciento del coste total, mientras que a la Archidiócesis de Sevilla asumía el 20 por ciento restante.

La aportación de la Consejería de Cultura y Deporte asciende así a 658.414 euros. Las obras, que se iniciaron en febrero de 2011, han consistido en la restauración completa de las cubiertas del edificio y en la consolidación de su espadaña, que pierde el añadido trasero que distorsionaba su perfil. También se ha procedido a la mejora de la sujeción de las bóvedas interiores.

Una vez finalizada la intervención en la cubiertas, la Archidiócesis y la Parroquia de Santa María la Blanca han realizado una serie de obras en el interior del templo, como la sustitución de la solería —acompañada del preceptivo estudio arqueológico—, consolidación de cerámicas, mejora de carpinterías, etcétera.

El consejero ha recordado asimismo que el Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH) restauró años atrás dos importantes obras del patrimonio mueble de esta iglesia, como son el cuadro de la ‘Última cena’ de Murillo y ‘La piedad’ o ‘Descendimiento’ de Luis Vargas.

Además, Alonso ha anunciado que su departamento tiene previsto participar en la restauración de las pinturas murales verticales y de las yeserías que ornamentan profusamente el interior de Santa María la Blanca, declarada Bien de Interés Cultural en 1995.

El consejero ha finalizado su intervención con «un ejercicio de ilusión», que le ha permitido elucubrar sobre la recuperación de los lienzos que Justino de Neve encargó a Murillo para esta iglesia, expoliados por las tropas napoleónicas del mariscal Soult y que hasta hace pocos días se han podido ver en la Fundación Focus.

 http://www.20minutos.es/noticia/1712318/0/

0 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.