Estado Original

El Castillo de Constantina está constituido por un recinto poligonal, aproximadamente elíptico, de unos ochenta metros en su eje mayor y setenta en el menor, que tiene como defensa exterior una muralla baja o antemural, hoy convertida en muro de contención de la plataforma sobre la que se asientan las torres y la muralla principal.

Tanto la muralla y las torres, como el antemural, están construidos mediante mampostería de piedra del lugar, trabada con mortero de cal, siendo una labor tosca y muy pobre en cal, utilizándose el ladrillo macizo y un mortero de cal más rico en las bóvedas y las roscas de los arcos de puertas

El recinto principal, estaba constituido por diez lienzos de muralla y flanqueado por siete torres colocadas en el punto de unión los lienzos, dos de ellas, mixtilíneas, conformaban la magnífica entrada al Castillo.

Sobreviven dos de las torres, que sobresalen sobre el paramento exterior y presentan una planta ultrasemicircular. Son las únicas, que conservan la cubierta, que conforma en su interior un solo espacio de planta circular con bóvedas rebajadas, magníficamente aparejadas en ladrillo cerámico.

Están situadas en el flanco norte del Castillo y aunque se conservan en pie, debido al estado de deterioro que presentaban, tanto ellas como la muralla, están siendo actualmente objeto de labores de consolidación. Del resto de las torres cilíndricas, solo en algunos casos se conservan los muros de arranque, y fueron ya intervenidas por la escuela taller.

La llamada “Torre del Homenaje” o «La Almena», de la que es objeto este proyecto de reconstrucción, estaba conformada por paramentos rectos y circulares y era una de las dos torres “simétricas” que flanqueaba originalmente el acceso a la fortaleza. La puerta de entrada atravesaba un paso acodado, que discurre entre la muralla y los edificios, de tapial, construidos en el interior del recinto, constituyen un complejo de muros que dan al acceso el aspecto de una puerta en recodo.

197668-constantina-el-castillo-antes

La parte emergente de estos edificios del interior corresponde a una época mucho mas reciente que el recinto amurallado, y ambos se encuentran muy deteriorados por efecto de la meteorización.

El más cercano a la muralla, denominado alcazarejo es una construcción actualmente en mal estado por su mala calidad de ejecución, con la particularidad de conservar mechinales rectangulares en los muros que dan al patio. El segundo y más importante edificio, denominado aljibe, se trata de una construcción rectangular compuesta de dos espacios: Una cámara baja enterrada de mampostería, propiamente el aljibe o reservorio de agua, y una superior con robustos muros (aproximadamente de 2m) de tapial que funciona aun hoy en día como un ingenioso sistema de recogida y filtrado de aguas pluviales para abastecer la cisterna.

Esta construcción debió de tener una segunda planta, justo encima de las bocas de abducción y aliviaderos, de la que existe constancia por el reconocimiento de una escalera, actualmente muy deformada, y los mechinales apreciables a simple vista en el interior del muro de tapial.

Castillo NocturnaPanorámica nocturna de las almenas, anterior a la consolidación de 2005, colección de Daniel Murillo