Estado actual de La Almena

La torre situada inmediatamente a la derecha de la puerta de entrada al recinto, tenía doce metros de altura y constaba de dos plantas y cubierta; la planta baja estaba constituida por un espacio de forma oval cubierto por bóveda de cañón rebajada de ladrillo macizo de tejar, la segunda planta consistía en otra estancia de igual forma que la de abajo, cuya bóveda está dividida en dos tramos por un robusto arco fajón, siendo una de ellas de arista y la otra de cañón. Ambas plantas carecían de comunicación entre sí, por lo que el acceso a la planta alta debía realizarse por el camino de ronda, en la planta alta se alojaba en el espesor del muro, la escalera que llevaba a la cubierta.

Constructivamente la torre estaba compuesta por la misma fábrica de mampostería que el resto del edificio, trabada con mortero de cal muy pobre. Las roscas de los arcos de puertas y ventanas así como las bóvedas eran de ladrillo macizo, y el mortero de cal en estos elementos es mucho más rico.

Estructuralmente la torre se mantenía en pie, a pesar de sus seis siglos de antigüedad, y sus deficiencias constructivas, gracias al tremendo sobredimensionado de los muros y la geometría de los mismos, capaces de asumir tanto las cargas verticales como los esfuerzos horizontales que se producían en el edificio.

SUPERFICIES CONSTRUIDAS

PLANTA BAJA: 78.82 m2
PLANTA ALTA: 61.42 m2
TOTAL SUPERFICIE CONSTRUIDA: 140.04 m2

SUPERFICIES UTILES DE LA TORRE

PLANTA BAJA: 26.26m2
PLANTA ALTA: 27.83 m2
TOTAL SUPERFICIE UTIL: 54.09 m2

Las condiciones meteorológicas del invierno de 2010 y el deterioro acumulado en este precario edifico fueron finalmente capaces de derribar la torre.

13322_407527648064_664023064_5051186_7088612_nVista aérea del Castillo de Constantina, colección de Daniel Murillo