Victorias Aladas y almacenadas

IÑAKI ALONSO

El Ayuntamiento retira 7 de las 16 estatuas de la plaza de América por riesgo de desprendimiento. Están guardadas en un almacén a la espera de un contrato para proceder a su reparación urgente

La mitad de las Victorias Aladas que, desde hace más de un siglo, comandan el cielo de la Plaza de América –la conocida popularmente como plaza de las palomas– del parque de María Luisa llevan semanas guardadas en un almacén. El mal estado de conservación de siete de las 16 estatuas, a las que prácticamente no se les había metido mano, salvo algún retoque de urgencia, desde su colocación en primavera de 1914, ha obligado a su retirada de sus pilares, a 16 metros de altura, ante el riesgo evidente de desprendimientos.

El aviso llegó, casualmente, con la intervención sobre cuatro de estas esculturas en diciembre del pasado año. El trabajo de restauración, que el servicio de Parques y Jardines encomendó a Dédalo Bienes Culturales por 54.000 euros, se iba a acometer in situ, es decir, haciendo uso de una grúa para por un lado, aplicar tratamientos paliativos ante su desgaste y, por otro lado, el cosido y sellado de grietas y el pegado de los fragmentos. De esta intervención salió a relucir que una de las cuatro Victorias Aladas se encontraba en un estado tan degradado que hacía necesario bajar la escultura actuar en suelo firme. Esta previsto que este mismo mes de abril regrese a su lugar de origen.

El grave diagnóstico de la citada escultura llevó a hacer una revisión completa de todo el conjunto de Victorias Aladas, en el que se ha concluido que era necesaria una actuación de urgencia en siete de ellas, debido a su mal estado sumado a «problemas de estabilidad». Ante esta situación, el Ayuntamiento ha optado, como «garantía de seguridad», retirar estas esculturas y guardarlas a buen recaudo hasta que se redacte un proyecto de restauración integral de estas piezas.

Fuentes municipales indicaron al respecto de que para acometer estos trabajos será necesaria la convocatoria de un nuevo concurso, que se licitará «en días», para que la ausencia de estas Victorias Aladas no se dilate en el tiempo y puedan estar nuevamente en la Plaza de América del parque lo antes posible.

Este conjunto escultórico es, posiblemente, el más «invisible» de este enclave del parque de María Luisa. Fueron ideadas por el autor de la plaza, el arquitecto Aníbal González, que tuvo como fuente de inspiración la Exposición de Turín de 1911. La elección de los escultores se realizó por concurso y se ejecutó en el tiempo récord de un año. Así, la Plaza de América recibió a las Victorias Aladas en 1914, que esculpieron tres artistas. El marchenero Lorenzo Collaut Valera, autor de obras tan emblemáticas como el monumento de Bécquer o las alegorías del Arte o el Genio, creó seis de estas figuras. Otro artista como el cabecense Manuel Delgado Brackembury, que también dejó su impronta en el parque de María Luisa con los leones del estanque o la Glorieta de San Diego, confeccionó otras seis, mientras que el catalán Pedro Carbonell, con obras tan célebres como el monumento a Colón del Puerto de Barcelona, completó la serie.

Desde entonces, no habían sido intervenidas, salvo puntualmente en 2015 para poner unas medidas cautelares de protección debido a unas grietas que ponían en serio peligro de desprendimiento algunos volúmenes. La piedra arenisca en la que están realizadas, especialmente sensible a la humedad por su elevada porosidad, ha ido sufriendo un proceso degenerativo que se ha ido traduciendo en disgregaciones, descamaciones, grietas y fisuras y, por último, desprendimientos. «Estas lagunas, además, fueron propiciadas por los anclajes y elementos metálicos que, al oxidarse, estallaron la piedra, provocando la merma de miembros, atributos y otros volúmenes», señaló el responsable de la asistencia cultural de la intervención iniciada en diciembre, José León.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation