Vicente Traver y Tomás: el arquitecto olvidado.

Tras completar los estudios de Arquitectura en Madrid, Vicente Traver  (Castellón de la Plana 1888- 1966) empezó su carrera profesional en Sevilla, específicamente trabajando para la administración pública en el Real Patronato de Casas Baratas (1913-1915).

Los grandes proyectos de ingeniería y urbanismo que suponían para Sevilla tanto la mejora de la navegabilidad del Guadalquivir como la construcción de la Exposición Iberoamericana, habían atraído una gran masa de inmigrantes con escasos recursos y que ocupaban grandes asentamientos de chabolas suburbiales.

Esta triste realidad llevó a la corona a patrocinar el primer proyecto de viviendas sociales de España y a que se ejecutara en Sevilla.

Los arquitectos a los que se les encomendó la construcción en El Porvenir de dos bloques de viviendas para un total de 74 familias y una escuela, fueron dos ilustres sevillanos, Juan Talavera y Heredia, a la sazón arquitecto municipal, y José Gómez Millán. Les acompañaba un joven arquitecto, Vicente Traver y Tomás.

Escuela del Real Patronato de Casas Baratas de El Porvenir (1915)

Edificios del Real Patronato de Casas Baratas (1915)

La relación de Traver con la Corona y el Ayuntamiento Hispalense le supuso un amplio respaldo institucional. En 1926 fue el arquitecto elegido para sustituir a Aníbal González, tras la dimisión de éste, como arquitecto director de las obras de Exposición Iberoamericana. Entre los encargos que quedaban pendientes de concluir estaban la Plaza de España, el Pabellón de Sevilla, formado por el Teatro y el Casino de la Exposición, y el cerramiento de la Glorieta de San Diego, lo que sería la fachada principal de la muestra internacional. También fueron proyectos suyos los pabellones de la Marina de Guerra, de Turismo, Extremadura, Prensa, Industrias Ganaderas, Tabaco y Seda, los restaurantes y las galerías comerciales.

Pabellón de Extremadura

Apoyado por lo poderes fácticos, se sucedieron los encargos en Andalucía y Valencia, también los premios y galardones. Con la proclamación de la II República, Vicente Traver regresó a su Castellón natal, ciudad de la que sería alcalde en 1939, respaldado entonces por el cuñado del General Franco, Serrano Suñer. Dejó la alcaldía en 1942 para trabajar como arquitecto de la Diócesis de Alicante.

Vicente Traver fue un arquitecto formado en el eclecticismo y su obra se caracteriza por un conocimiento académico del oficio, la austeridad y una correcta elección de los materiales, como ya había demostrado en el Real Patronato de Casas Baratas.

Es evidente que su trayectoria profesional nos muestra a un arquitecto acomodado y requerido por su influyente círculo social. Su llegada a Sevilla se debió a su amistad con Benigno de la Vega-Inclán, comisario regio de turismo y uno de los principales promotores e impulsores, no sólo de la Exposición Iberoamericana, sino del concepto de turismo en general. Esto no significa que Vicente Traver y Tomás no fuese un eficiente profesional, todo lo contrario, ya que supo en todo momento cuál era su papel como técnico casi institucional.

Cuando Aníbal González, agotado física y mentalmente, pero también cansado de las negativas de una depauperada administración a seguir invirtiendo en sus extraordinarios proyectos, dimite de la dirección de las obras de la Exposición Iberoamericana, la administración pública encuentra en Vicente Traver el eficaz arquitecto que le saca del atolladero de inaugurar una exposición universal con un coste asumible.

El fallecimiento de Aníbal González poco después de la inauguración de la Exposición Iberoamericana, hicieron de Vicente Traver un personaje impopular. Su posterior itinerario por la historia de España no le permitió redimir su imagen de protegido de la oligarquía y así, mientras la sociedad sevillana elevaba a Anibal González a su olimpo local, la memoria del arquitecto que hizo posible que las obras de la exposición estuviesen ultimadas el 9 de mayo de 1929, Vicente Traver y Tomás, quedó relegada a un completo olvido.

Vicente Traver Tomas

Vicente Traver y Tomás

Mas información en http://www.ateneodesevilla.es/noticias/item/924-semblanza-del-arquitecto-atene%C3%ADsta-vicete-traver-y-tomás

2 Thoughts on “Vicente Traver y Tomás: el arquitecto olvidado.

  1. Paqui LLosá Clausich on 03/06/2018 at 11:29 pm said:

    Si alguna cualidad tienen los valencianos es la eficacia en resolver problemas y además hacerlo sólidamente y con buena estética. Con sencillez y sin pretensiones de vanagloria.

    Dicho esto, es lamentable que grandes hombres, (arquitectos o no) sean olvidados sin el reconocimiento público de sus obras. No para ponerles medallas, sino para reconocer un trabajo bien hecho, simplemente ser justos y mencionar su nombre al admirar la obra que salió de sus manos.

    Me llamó la atención al ver su nombre VICENTE TRAVER TOMÁS, pensé que «Vicente» debía de ser VALENCIANO, como así he podido comprobar (de Castellón).

    Pero les diré más, ¿verdad que el nombre de Gaudí sí que les suena? pues este arquitecto (catalán) aprendió mucho de RAFAEL GUASTAVINO (otro gran arquitecto VALENCIANO olvidado, siglo XIX) que «sembró» Norteamérica de edificios, grandes palacios y sobre todo resolvió lo que los americanos no sabían, por no existir en su país, las CÚPULAS, la BÓVEDAS TABICADAS, el «maó de pla» que los catalanes se lo apropian diciendo «maó catalá» pero es de Castellón, Valencia y Alicante.

    Este arquitecto hizo más de 1.000 construcciones, Boston, Washington, Nueva York (la cafetería de la Estación Central, las bóvedas la catedral de Saint John el Divino, y otros muchos.

    En EE.UU., todos los techos eran de madera, tuvieron siempre el problema de los incendios.
    Rafael Guastavino los resolvió con las bóvedas tabicadas y el «maó de pla» que había visto en su tierra, Valencia, pero además con su ingenio CREÓ UN TIPO DE LADRILLO IGNÍFUGO, resistente al fuego y como no le creían construyó un edificio, con todo el dinero que tenía y le prendió fuego, quedando intacto, lo que convenció y le proporcionó cientos y cientos de encargos de construcciones en todo el país.

    Siento tristeza como valenciana, porque en mi tierra todo se nos va con una buena paella, tracas y Fallas que poder quemar, dejando en el olvido grandes personajes que tenemos MAS DE MIL verdaderamente PIONEROS.

    Lo puedo asegurar porque estoy escribiendo un LIBRO sobre ellos.
    Gracias por la oportunidad que me han dado. Pongamos en valor toda la cultura de las tierras de España, en general, que hay muchísima. Un saludo Paqui Llosá «Calíope».

  2. José Bausá Aguilar on 30/09/2019 at 4:35 pm said:

    Buenas tardes, Vicente Traver Tomás nació en Castellón, no en Alicante. Gracias y un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation