Monthly Archives: marzo 2014

You are browsing the site archives by month.

OTROS PROYECTOS DE VICENTE TRAVER EN SEVILLA

Entre 1915, cuando concluye su colaboración con Talavera y Heredia y Gómez Millán para el Patronato de Casas Baratas, y 1928, cuando sustituye a Aníbal González como Arquitecto de las Obras de la Exposición Iberoamericana, Vicente Traver diseñó para la alta sociedad sevillana dos edificios emblemáticos de la ciudad: la Casa Longoria (1917-1920) y el Palacio del Marqués de la Motilla (1921-1924).

La Casa Longoria

Palacio del marqués de la Motilla

 

Ambas son obras muy eclécticas, propias del historicismo  de Vicente Traver, poco amigo de la innovación. La Casa Longoria fue proyectada para Miguel García de Longoria  y es una de las fachadas más elegantes de la Plaza Nueva. El Palacio del Marqués de la Motilla no es sólo la edificación más emblemática entre las calles Cuna y Laraña, también supuso una obra de urbanización adelantada, pues ya desde su concepción se alineo con el futuro trazado de la calle Laraña, lo que no se concluiría hasta 1968.

Vista de la calle Laraña con el Palacio del Marqués de la Motilla al fondo

Relación de monumentos de Vicente Traver y Tomás incluidos en el inventario de Monumentos públicos de la ciudad de Sevilla.

Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.41.11 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.42.22 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.42.47 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.43.40 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.44.02 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.44.18 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.44.58 Captura de pantalla 2014-03-25 a la(s) 10.46.06

 

Inventario Monumental (inventario de Monumentos públicos de la ciudad de Sevilla online)

ALMACENES DEL BANCO ESPAÑOL DE CRÉDITO DE LA EXPOSICIÓN IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929

Situado en la esquina de la Avda Manuel Siurot con la calle Cardenal Illundain  se encuentra el antiguos almacén del Banco Español de Crédito , hoy restaurado.

Este proyecto fue encargado al arquitecto Vicente Traver  y, como se aprecia en uno de los azulejos, la obra se fechó en 1928.

Era un complejo que casi abarcaba  la manzana, entre almacenes y viviendas, una de las cuales terminaba en un edificio de dos plantas con un torreón que forma la esquina y que hoy es un  hotel .

Es estilo es inconfundible regionalista y barroco, combinando el ladrillo  visto, los azulejos y el hierro de forja.-

Fuente: http://www.galeon.com/juliodominguez/2013b/credito.html

PABELLÓN DE TURISMO DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929

PABELLONES DE MARINA Y GUERRA DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929

Durante la Exposición de 1929 fueron dos los pabellones dedicados a la Marina, el Pabellón de la Marina de Guerra de promocionó el Ministerio de la Marina de Guerra y el Pabellón de la Marina Mercante desarrollado por varias compañías mercantes de carácter comercial. A nuestros días ha llegado el bello pabellón de la Marina de Guerra, el pabellón de la Marina Mercante por el contrario ha desaparecido, estaba situado junto al de la Marina de Guerra, en lo que hoy seria el Puente de las Delicias.

El Pabellón de la Marina Mercante

Ya hoy desaparecido constituyo uno de los edificios vanguardistas de la exposición, realizado por Illanes del Rió, autor entre otros edificios del Banco de España o el Edificio Aurora, hace un ensayo de arquitectura Art Decó, con un juego de volúmenes muy interesante. La obra fue alabada durante la exposición, la altura de su estilizado mirador inspirado en un faro, y sus formas cúbicas y limpias supusieron toda una novedad en una exposición donde imperaba el estilo regionalista. Incluso las rejas rompían la estética imperante en otros pabellones como el pabellón de la Telefónica o el pabellón de Argentina, donde la forja era usada de modo artístico. Las compañías participantes eran: Compañía Ybarra, Transatlántica, Transmediterranea, las navieras de Bilbao y la Interinsular. Cada naviera exponía datos sobre sus buques y líneas de navegación. Gráficos, maquetas y fotografías se exhibían.

Obra de Vicente Traver, en estilo regionalista, siguiendo los modelos impuestos por Aníbal González de ladrillo tallado y cerámica. De la composición destaca la torre del reloj, con detalles neobarrocos. El Pabellón de carácter permanente se usa actualmente como sede de la Comandancia de Marina. Durante la exposición se exhibieron paneles informativos sobre los viajes realizados por los navegantes españoles durante el siglo XV. Además se realizo una replica de la carabela Santa Maria, que estuvo fondeada junto al puente de Alfonso XIII.

La Carabela Santa Maria durante la exposición de 1929

PABELLÓN EXTREMADURA DE LA EXPOSICION IBEROAMERICANA DE SEVILLA DE 1929

El Pabellón, que ven en la fotografía, es de los arquitectos Vicente Traver (Castellón de la Plana, 1888-Alicante, 1970) y Rafael Arévalo Carrasco, (Sevilla, 1898-1952). Tenía una extensión de 748 m². en una parcela de 890. Se realizó con un presupuesto de 220.000 pts. Estaba situado en el Prado de S. Sebastián, Avda. de Portugal, junto al Pabellón de Portugal y frente a la Puerta de Aragón de la Plaza de España.  Ver el plano adjunto en el que aparece, en rosa, con el nº. 58.

La Expo del 29, que estaba destinada a consagrar la hermandad de los pueblos americanos con la Madre Patria, supuso  para Sevilla una radical transformación urbanística y, ¿cómo no?, una ruina económica para su ayuntamiento. Además fue el germen de una  gran conflictividad social producto de la gran cantidad de desempleados de los llegados para construir el certamen.

Nuestro Pabellón, a pesar de los buenos propósitos que se hicieron por parte de todos (Véase, como ejemplo, el artículo que se publicaba en el Correo Extremeño ↓)desapareció.

Fuente de https://jeanfiguier.wordpress.com/2010/06/page/3/

Vicente Traver y Tomás: el arquitecto olvidado.

Tras completar los estudios de Arquitectura en Madrid, Vicente Traver  (Castellón de la Plana 1888- 1966) empezó su carrera profesional en Sevilla, específicamente trabajando para la administración pública en el Real Patronato de Casas Baratas (1913-1915).

Los grandes proyectos de ingeniería y urbanismo que suponían para Sevilla tanto la mejora de la navegabilidad del Guadalquivir como la construcción de la Exposición Iberoamericana, habían atraído una gran masa de inmigrantes con escasos recursos y que ocupaban grandes asentamientos de chabolas suburbiales.

Esta triste realidad llevó a la corona a patrocinar el primer proyecto de viviendas sociales de España y a que se ejecutara en Sevilla.

Los arquitectos a los que se les encomendó la construcción en El Porvenir de dos bloques de viviendas para un total de 74 familias y una escuela, fueron dos ilustres sevillanos, Juan Talavera y Heredia, a la sazón arquitecto municipal, y José Gómez Millán. Les acompañaba un joven arquitecto alicantino, Vicente Traver y Tomás.

Escuela del Real Patronato de Casas Baratas de El Porvenir (1915)

Edificios del Real Patronato de Casas Baratas (1915)

La relación de Traver con la Corona y el Ayuntamiento Hispalense le supuso un amplio respaldo institucional. En 1926 fue el arquitecto elegido para sustituir a Aníbal González, tras la dimisión de éste, como arquitecto director de las obras de Exposición Iberoamericana. Entre los encargos que quedaban pendientes de concluir estaban la Plaza de España, el Pabellón de Sevilla, formado por el Teatro y el Casino de la Exposición, y el cerramiento de la Glorieta de San Diego, lo que sería la fachada principal de la muestra internacional. También fueron proyectos suyos los pabellones de la Marina de Guerra, de Turismo, Extremadura, Prensa, Industrias Ganaderas, Tabaco y Seda, los restaurantes y las galerías comerciales.

Pabellón de Extremadura

  Pabellón de Sevilla, hoy Casino de la Exposicion y Teatro Lope de Vega.

Apoyado por lo poderes fácticos, se sucedieron los encargos en Andalucía y Valencia, también los premios y galardones. Con la proclamación de la II República, Vicente Traver regresó a su Castellón natal, ciudad de la que sería alcalde en 1939, respaldado entonces por el cuñado del General Franco, Serrano Suñer. Dejó la alcaldía en 1942 para trabajar como arquitecto de la Diócesis de Alicante.

Vicente Traver fue un arquitecto formado en el eclecticismo y su obra se caracteriza por un conocimiento académico del oficio, la austeridad y una correcta elección de los materiales, como ya había demostrado en el Real Patronato de Casas Baratas.

Es evidente que su trayectoria profesional nos muestra a un arquitecto acomodado y requerido por su influyente círculo social. Su llegada a Sevilla se debió a su amistad con Benigno de la Vega-Inclán, comisario regio de turismo y uno de los principales promotores e impulsores, no sólo de la Exposición Iberoamericana, sino del concepto de turismo en general. Esto no significa que Vicente Traver y Tomás no fuese un eficiente profesional, todo lo contrario, ya que supo en todo momento cuál era su papel como técnico casi institucional.

Cuando Aníbal González, agotado física y mentalmente, pero también cansado de las negativas de una depauperada administración a seguir invirtiendo en sus extraordinarios proyectos, dimite de la dirección de las obras de la Exposición Iberoamericana, la administración pública encuentra en Vicente Traver el eficaz arquitecto que le saca del atolladero de inaugurar una exposición universal con un coste asumible.

El fallecimiento de Aníbal González poco después de la inauguración de la Exposición Iberoamericana, hicieron de Vicente Traver un personaje impopular. Su posterior itinerario por la historia de España no le permitió redimir su imagen de protegido de la oligarquía y así, mientras la sociedad sevillana elevaba a Anibal González a su olimpo local, la memoria del arquitecto que hizo posible que las obras de la exposición estuviesen ultimadas el 9 de mayo de 1929, Vicente Traver y Tomás, quedó relegada a un completo olvido.

Vicente Traver Tomas

Vicente Traver y Tomás

 

Mas información en http://www.ateneodesevilla.es/noticias/item/924-semblanza-del-arquitecto-atene%C3%ADsta-vicete-traver-y-tomás

 

Comenzamos!!!!

El conjunto a intervenir está formado por treinta y cuatro tramos de balaustradas, de las cuales dieciocho corresponden a la Glorieta de San Diego y  calle Palos de la Frontera, y dieciséis corresponden a avenida del Cid (Consulado de Portugal). Son piezas de hierro fundido montadas en una estructura de forja entre pilares de piedra labrada. Estilísticamente el conjunto destaca por su diseño neobarroco en el que se intercalan grupos de barras torsas entre pilastras decoradas con motivos arquitectónicos.

Estos tramos, junto con los del Consulado de Portugal, son los únicos que se conservan del original realizado en 1929 y que cerraba parte del perímetro de la exposición. Forman parte de uno de los más importantes legados de Vicente Traver Tomás como arquitecto director de la exposición, nombrado como tal tras la dimisión de Aníbal González en 1928.