Las Victorias aladas de Plaza de América recuperan las piezas perdidas

Sergio Harillo – Redactor de culturadesevilla.es
Solo a mí se me puede ocurrir publicar esta entrada en plena Feria, pero al enterarme esta mañana de que se habían reintegrado las piezas perdidas de las Victorias aladas que se están restaurando en Plaza de América me ha faltado tiempo para ir a hacerles fotos.
El conjunto de Victorias aladas de la Plaza de América corresponde a un proyecto que Aníbal González ejecuta en 1914 siguiendo muy de cerca el gran paseo central de la Exposición Universal de Turín de 1911. Los escultores que se encargaron de realizar las piezas fueron Manuel Delgado Brackembury (que hace seis esculturas), Lorenzo Coullaut Valera (otras seis) y Pedro Carbonell (las cuatro restantes). Después de más de un siglo sin intervención alguna, desde hace unos meses, la empresa Dédalo Bienes Culturales está llevando a cabo una intervención de urgencia en cuatro de las esculturas realizadas por Coullaut Valera. El estado de las victorias era tan alarmante que se decidió realizar un estudio de las otras doce, motivando que muchas de ellas hayan sido retiradas para evitar desprendimientos.

Tras la limpieza ha llegado el momento de la reintegración y los técnicos de Dédalo han procedido en estos días a reponer las piezas que faltaban en las cuatro esculturas. En algunas se han repuesto brazos o manos mientras que en una de ellas el cambio ha sido más llamativo al reponerse las dos alas que había perdido con el paso del tiempo. Veamos la evolución de estas cuatro esculturas.
Empecemos por la que está más cerca del Museo de Artes y Costumbres Populares. Se han repuesto parte de su brazo izquierdo, cuya mano está poniéndose la túnica, así como parte del ala izquierda.
Victoria alada antes de la restauración (noviembre 2017)
Victoria alada tras la primera limpieza (diciembre 2017)
Victoria alada tras la reintegración de lagunas (abril 2018)
La siguiente Victoria, sin duda una de las más hermosas, es también la que mejor ha resistido el paso del tiempo en cuanto a pérdidas de volumen. Tras la limpieza de hace unos meses el cambio fue espectacular.
Victoria alada antes de la restauración (noviembre 2017)
Victoria alada tras la primera limpieza (diciembre 2017)
La tercera Victoria ha recuperado parte de su ala izquierda así como el brazo derecho que porta una gran flecha metálica. El brazo izquierdo, en un interesante escorzo, se gira hacia atrás, obligándonos a darle la vuelta a la escultura para ver qué busca y es allí, en su espalda, donde vemos el carcaj donde guarda sus flechas.
Victoria alada antes de la restauración (noviembre 2017)
Victoria alada tras la primera limpieza (diciembre 2017)
Victoria alada tras la reintegración de lagunas (abril 2018)
Parte trasera de la Victoria alada tras la reintegración de lagunas (abril 2018)
La última Victoria es la que más cambios ha sufrido al haber perdido, en los últimos años, las dos alas. Con la reintegración vuelve a tener el sentido simbólico con el que fue concebida.
Victoria alada antes de la restauración (noviembre 2017)
Victoria alada tras la primera limpieza (diciembre 2017)
Victoria alada tras la reintegración de lagunas (abril 2018)
Otra vista de la misma Victoria alada tras la reintegración de lagunas (abril 2018)
El Ayuntamiento tiene previsto convocar, en las próximas semanas, un nuevo contrato para proseguir con la restauración de este conjunto escultórico. Gracias a la intervención, la Plaza de América ha vuelto a recuperar parte de su belleza, a la que pronto habrá que sumar la restauración del Pabellón Real.

Málaga presenta un ambicioso plan de conexión de Gibralfaro con la ciudad

Con este proyecto de nueve millones de euros, el PP quiere ponerle en bandeja a C’s que le vote favorablemente los Presupuestos 2018

PILAR R. QUIRÓS

El alcalde Francisco de la Torre, acompañado de los ediles de Urbanismo, Francisco Pomares, y de la responsable del distrito Centro, Gema del Corral, y una buena comitiva de la Gerencia de Urbanismo, aprovechó ayer por la mañana la solemnidad del salón de los Espejos para presentar un ambicioso plan para el monte Gibralfaro por valor de nueve millones de euros, de los que indicó que podrían llevarse a cabo las dos primeras fases este año (unos dos millones de euros) con la aprobación inicial de los Presupuestos 2018 y más tarde con el uso del remanente de los mismos a través de las inversiones financieramente sostenibles.

Con este proyecto, que ha realizado de forma multidisciplinar la Gerencia de Urbanismo – con la asistencia técnica de dos empresas–, que tiene por objetivo unir el monte de Gibralfaro a la ciudad y regenerarlo ambientalmente así como crear una red de senderos para su disfrute, el equipo de gobierno del PP escenificaba que le pone en bandeja a Ciudadanos una de sus demandas para que le apruebe los Presupuestos 2018. Se sumarían los dos millones de euros para las instalaciones de Bomberos, y quedaría en el aire (por ahora) la configuración de la nueva empresa Limasa, que eran las tres líneas naranjas. «Son las líneas naranjas, pero también nuestra propia programación para el monte Gibralfaro», dijo el primer edil sobre la cuestión que presentaba ayer puntualmente, al tiempo que subrayó que este plan formaba parte de una actuación más importante dentro de los proyectos que se presentaron a la UE en 2007, y que desaparecieron de la agenda autonómica por falta de sensibilidad de la Junta con Málaga, como puntualizó.

En concreto, el plan se divide en cuatro fases, que vienen a abordar de forma integral el monte Gibralfaro, pero quedarían fuera la Cañada de los Ingleses y los Campos Eliseos, lo que supondría dejar un 30% del plan especial aprobado en septiembre de 2012 fuera de estas actuaciones, como indicó el jefe de servicio de Proyectos y Dirección de Obras de la Gerencia, Juan Antonio Marín Malavé. De hecho, la filosofía del plan se inspira y vendría a complementar el inicial que realizaron el arquitecto González Edo y el ingeniero forestal Martínez Falero cuando reforestaron Gibralfaro falto de vegetación allá por los años 40, dentro del plan del conde del Guadalhorce para los Montes de Málaga, y trazaron las líneas maestras de la unión de este monte con la ciudad.

Primera y segunda fase

La primera fase abordaría la ladera sur, que mira a la Malagueta. Con 1,2 millones de euros, el objetivo sería crear un espacio visitable en el que se recree la biodiversidad del monte a través de senderos y zonas de estar y bancos. La zona abarcará desde el actual mirador de la plaza de toros hasta el actual situado más allá del castillo de Gibralfaro. Esta fase sería ejecutada una vez se apruebe el plan por la Junta de Andalucía, ya que dentro del monte se encuentra dos monumentos BIC, la Alcazaba y el Castillo del Gibralfaro; y nada más aprobarse los Presupuestos 2018, reseñó el regidor.

La segunda fase supondría acometer las actuaciones de carácter general como el suministro de agua, el alcantarillado, alumbrado, electricidad, telefonía, y el tratamiento de vaguadas para evitar escorrentías, que tendría un coste de 800.000 euros. Esta fase sería ejecutada con el remanente de tesorería de los Presupuestos 2018 a través de las inversiones financieramente sostenibles.

Marín Malavé le explica el proyecto a De la Torre en presencia de Cardador, Pomares y Del Corral.
Marín Malavé le explica el proyecto a De la Torre en presencia de Cardador, Pomares y Del Corral. / PRQ

En cuanto a la tercera fase y la cuarta, el alcalde situó las fechas para su ejecución en 2019 e incluso 2020. La tercera en concreto se trata de la conexión de Mundo Nuevo con Pinosol, a través de las calle Picacho y Agua, que incluiría la urbanización de ambas calles, pasarelas y paso de vaguadas, trabajos de integración de la actividad arqueológica en la zona, la creación de una zona infantil y un jardín rawda, que quiere recrear un jardín funerario árabe y poner en valor los enterramientos que hay en esta zona de la época musulmana. También se quiere recuperar la continuidad de un ramal del Acueducto de San Telmo, la colosal obra de ingeniería que Martín Aldehuela proyectó en 1782. El presupuesto de esta tercera fase asciende a 4,9 millones de euros.

Por último, la cuarta fase, incluiría la conexión entre el Monte Gibralfaro y el Monte Victoria mediante un ecoducto o falso túnel sobre la calle Ferrándiz, así como todo el sistema de señalización de accesos y recorridos, por valor de 2,1 millones de euros.

Recuperar el monte primitivo, el anterior a la repoblación

La regeneración ambiental que se llevará a cabo en el monte Gibralfaro será fundamentalmente un tratamiento selvícola de clareo en zonas donde los pies de pinos carrascos están apiñados y compiten por el espacio y la luz, lo que impide que crezcan por regeneración natural otras especies del clima mediterráneo a su alrededor tales como algarrobos, madroños, encinas, almencinos y todo un rango de especies de matorral propicio del monte mediterráneo. En definitiva, más que realizar plantaciones, lo que se trata es de recuperar el bosque primitivo, tal y como explicó el ingeniero técnico agrónomo y paisajista Pablo Casanova, que realiza una asistencia técnica al proyecto.

El monte de Gibralfaro estaba totalmente deforestado cuando el ingeniero Martínez Falero inició junto al arquitecto González Edo el proyecto de repoblación con pino carrasco (’Pinus halepensis’) en los años 40, la misma especie que sirvió para reforestar los Montes de Málaga; ambos proyectos eran parte  del plan para defender Málaga ante las inundaciones, que impulsó el conde del Guadalhorce.

El pinar de repoblación que se plantó estos años era esencial para crear suelo, pero una vez que se ha cumplimientado de sobra esta fase satisfactoriamente, es bueno clarear para propiciar la mejora de la biodiversidad a través de la regeneración natural de especies propias del monte mediterráneo, tal y como se ha hecho en algunos espacios de los Montes de Málaga, que lucen con encinas, algarrobos y alcornoques. En el proyecto también se incluye un paso en altura de 47 metros, que unirá Gibralfaro con los Montes de Málaga.

El georradar descubre el Cerro del Villar como la ciudad fenicia mejor conservada de Occidente

La catedrática de arqueología María Eugenia Aubet confirma que el yacimiento se encuentra «intacto». El estudio geofísico localiza una zona urbana, otra industrial y el embarcadero de la isla fenicia

FRANCISCO GRIÑÁN

Los secretos de los orígenes de Málaga están en la desembocadura del Guadalhorce. Concretamente en el Cerro del Villar, donde se encuentra la primera ciudad, entonces una isla en la marisma del río, que fue creada por los fenicios. Un yacimiento que, tras los recientes estudios del georradar, ha confirmado su carácter único. “Antes no me atrevía a afirmarlo, pero hoy por hoy se puede decir que es la ciudad fenicia mejor conservada de Occidente”, ha asegurado la catedrática de Arqueología de la Universidad Pompeu Fabra, María Eugenia Aubet, en las jornadas sobre el pasado, presente y futuro de esta colonia que se ha celebrado hoy en la Gerencia de Urbanismo.

Mientras que en las ciudades de Cádiz o la propia Málaga, los romanos y posteriores civilizaciones se asentaron sobre la urbanización fenicia, destruyendo buena parte de lo precedente, el caso del Cerro del Villar es singular ya que, al ser abandonada la isla por lo que parece un tsunami, quedó preservada. “El georradar ha confirmado que la ciudad está intacta con sus casas y calles”, ha confirmado Aubet que dirigió las excavaciones en la colonia en los años 80 y 90 y que, tras conocer estos resultados y su propia experiencia, no puede evitar exclamar: “Y eso que cuando llegamos en el 87 nos dijeron que estaba todo destruido”.

El alcalde de Málaga y la catedrática María Eugenia Aubet
El alcalde de Málaga y la catedrática María Eugenia Aubet / SUR

Según ha señalado la arqueóloga los restos se encuentra casi en superficie -a solo 30 centímetros- y desciende hasta cinco metros de profundidad, que coincide con el momento de fundación de Cerro del Villar a finales del siglo IX antes de Cristo, según los últimos análisis. Por ello, abogó por recuperar las excavaciones en el yacimiento. “Málaga no es consciente de lo que tiene aquí”, ha subrayado.

A este respecto, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, comentó que, por parte del Ayuntamiento, “las excavaciones hubieran comenzado hace años, pero no tenemos transferidas las competencias”. Por ello, propuso un acuerdo con la Junta de Andalucía -propietaria del terreno y administración pertinente en cuestiones de patrimonio- para realizar nuevas campañas en el yacimiento, con la colaboración de la Universidad de Málaga. A lo que sí respondió afirmativamente el alcalde fue a la propuesta de la catedrática María Eugenia Aubet para que Málaga acoja y organice el Congreso de Estudios Fenicios para llamar la atención sobre el valor del Cerro del Villar.

Por su parte, el arqueólogo José Suárez, responsable del proyecto del parque arqueólogico para este yacimiento, explicó que el estudio geofísico realizó tres tipos de ‘radiografías’: georradar, geoeléctrico y geomágnético. Y el resultado ha sido muy revelador ya que se ha conocido con precisión el perímetro de la isla, localizando incluso el embarcadero de la zona portuaria de la isla del Cerro del Villar.

Además, según María Teresa Teixidó, que ha dirigido el estudio realizado por el Instituto Andaluz de Geofísica de la Universidad de Málaga, se han conocido dos zonas diferenciadas en la organización de la ciudad, con una zona urbana con grandes viviendas, calles y un eje viario vertebrador del tránsito, y un ámbito artesanal e industrial con edificios más pequeños con restos de hierro y hornos. Unos resultados ante los que la catedrática y directora de las últimas excavaciones, María Eugenia Aubet, preguntó: “¿Este georradar no se podría haber hecho hace veinte años? Nosotros solo empezamos, la ciudad está por descubrir”.

http://www.diariosur.es/culturas/georradar-descubre-cerro-20180403135111-nt.html

El Cerro del Villar es la ciudad fenicia mejor conservada del Mediterráneo occidental

  • El Ayuntamiento de Málaga propondrá un convenio con la Junta para llevar a cabo los trabajos de una manera “inteligente”

El yacimiento fenicio del Cerro del Villar es hoy por hoy la ciudad fenicia o colonia mejor conservada del Mediterráneo occidental, según ha afirmado este martes María Eugenia Aubet, catedrática emérita de la Universidad Pompeu Fabra y directora de las excavaciones en el citado yacimiento entre 1985 y 1999.

La extensión del lugar es de unas diez hectáreas, aunque la parte de la ciudad es algo menos. La época de apogeo del cerro es del 800-600 antes de Cristo, lo que supone finales del siglo nueve y finales del siglo siete, cuando surgió Málaga.

Así lo ha informado María Eugenia Aubet que ha participado, junto con el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, en la jornada ‘El yacimiento fenicio del Cerro del Villar. Pasado, presente y futuro’, al tiempo que también ha valorado “lo impresionante” del lugar: “está todo intacto y lo ha confirmado el georadar”.

Aubet ha destacado que “hoy por hoy y no exagero” es la ciudad fenicia o colonia “mejor conservada del Mediterráneo occidental”. Es más, ha hecho hincapié en que “está intacta y a 30 centímetros de superficie, una excavación fácil y espectacular; no nos lo creímos, pero está intacta, las casas, las calles, todo está ahí”.

Sobre las excavaciones, ha recordado que se empezaron en los años 60, que se dieron a conocer y “luego se corrió la voz de que se había destruido el sitio, que no valía la pena”. Posteriormente, en 1987 “desembarcamos aquí pero era un poco ingenuo, era excavar algo que no existía”, asegurando que “la gran sorpresa fue que salieron las casas, las calles, todo y bien conservado”.

Ha valorado que se trata de “un sitio precioso” y ha reclamado que Málaga “sea sede del próximo congreso internacional de sitios fenicios”. “Lo están haciendo en sitios donde no hay fenicios, como Mérida, que es el próximo”, instando a que se celebre el siguiente en Málaga y “por fin lo podamos ver aquí”. DE LA TORRE

Por su parte, el alcalde de Málaga ha recogido el guante y ha asegurado que “por nuestra parte sí”, añadiendo que “viene bien la presencia de Aubet para que conozca” el impulso municipal.

Sobre el Cerro del Villar ha recordado que, actualmente, todo el yacimiento está “cercado para protegerlo y estamos encantados de que salga adelante”. En este punto, ha reiterado que “ya en su momento” se intentó que “saliera adelante con aportaciones económicas nuestras, con la Fundación Málaga…”, pero ha incidido en que “no es nuestra competencia, tiene que estar autorizado por la Junta”.

A juicio del regidor, “lo lógico”, aunque Aubet “no se puede dividir”, hubiese sido “contar con ella aquí y el impulso autonómico para hacer excavaciones todos los veranos y hubiéramos avanzado bastante”. No obstante, ha incidido en que “lo importante es que está ahí, que está protegido y estudiado con el georadar, y encantados de que con el trabajo también de José Suárez”, profesor de la Universidad malagueña. Por otro lado, De la Torre ha señalado que entre los objetivos también está el crear unos recorridos culturales y turísticos de los yacimientos arqueológicos de Málaga.

De igual modo, Aubet ha valorado el grado de conservación y también “lo bien preservado que está”, recordando que “antes era una isla y ahora está en la margen derecha”. “Está muy bien protegido y tiene futuro”, ha apostillado.

En este sentido, De la Torre ha asegurado que cuando se lleve a cabo la Senda Litoral y el paseo fluvial “estará muy fácil el poder ser visitado”. En este punto, ha afirmado que “el problema es que cuando se descubra estará peor conservado que cuando está tapado por la tierra”, por lo que se ha preguntado “qué se puede dar para que sea visible y que pueda, a la vez, estar protegido”, asegurando que esto es el “reto”.

Por otro lado, De la Torre ha dejado claro que si dependiera del Consistorio hacer las excavaciones “ya estarían hechas”, recordando que no depende del ámbito municipal dar las autorizaciones. “Eso no está transferido y nosotros hemos demostrado sobradamente nuestro compromiso e interés por la arqueología, porque sean conocidos y estudiados, y documentado”, ha sostenido.

Por ello, ha señalado que habrá que llegar a un convenio con la Junta de Andalucía para llevar a cabo los trabajos de una manera “inteligente, que se conserven bien y sean conocidos”. TRABAJOS

Por su parte, José Suárez, profesor de la Universidad de Málaga y responsable del proyecto, ha explicado los trabajos que se han llevado a cabo en el lugar, precisando que “han aportado mucha información para conocer con precisión el perímetro de la isla y, además, nos permiten conocer dos sectores diferenciados.

En concreto, se trata de una parte donde se concentran los restos del urbanismo, como son viviendas, casas, y calles bien articuladas, que apuntaban los antiguos trabajos y que ahora “nos dan visión de conjunto”. Por otro lado, también aparecen sectores específicos que parecen de carácter artesanal, como talleres vinculados a producción, entre otros.

Ha añadido, de igual modo, que la aportación que tienen los estudios geofísicos es que da una visión de conjunto, que permite disponer de información para plantear las futuras investigaciones y, por otro lado, dan claves patrimoniales para ver dónde se puede instalar la infraestructura, qué tipo de sistemas de conservación se puede llevar a cabo y qué elementos podrían empezar a poner en valor.

En este sentido, ha asegurado que pueden existir muchas líneas de investigación como urbanismo, naturaleza de asentamiento, de la colonia, las actividades artesanales o la relación con el mundo local, cómo es una colonia: “Aunque sabemos de muchas, la información que solemos tener es parcial y este asentamiento nos permitirá saber cómo se organiza una colonia fenicia, la única intacta que nos queda”, insistiendo en que ese es “el valor añadido del Cerro del Villar”.

http://www.malagahoy.es/ocio/Cerro-Villar-conservada-Mediterraneo-occidental_0_1232877357.html

Victorias Aladas y almacenadas

IÑAKI ALONSO

El Ayuntamiento retira 7 de las 16 estatuas de la plaza de América por riesgo de desprendimiento. Están guardadas en un almacén a la espera de un contrato para proceder a su reparación urgente

La mitad de las Victorias Aladas que, desde hace más de un siglo, comandan el cielo de la Plaza de América –la conocida popularmente como plaza de las palomas– del parque de María Luisa llevan semanas guardadas en un almacén. El mal estado de conservación de siete de las 16 estatuas, a las que prácticamente no se les había metido mano, salvo algún retoque de urgencia, desde su colocación en primavera de 1914, ha obligado a su retirada de sus pilares, a 16 metros de altura, ante el riesgo evidente de desprendimientos.

El aviso llegó, casualmente, con la intervención sobre cuatro de estas esculturas en diciembre del pasado año. El trabajo de restauración, que el servicio de Parques y Jardines encomendó a Dédalo Bienes Culturales por 54.000 euros, se iba a acometer in situ, es decir, haciendo uso de una grúa para por un lado, aplicar tratamientos paliativos ante su desgaste y, por otro lado, el cosido y sellado de grietas y el pegado de los fragmentos. De esta intervención salió a relucir que una de las cuatro Victorias Aladas se encontraba en un estado tan degradado que hacía necesario bajar la escultura actuar en suelo firme. Esta previsto que este mismo mes de abril regrese a su lugar de origen.

El grave diagnóstico de la citada escultura llevó a hacer una revisión completa de todo el conjunto de Victorias Aladas, en el que se ha concluido que era necesaria una actuación de urgencia en siete de ellas, debido a su mal estado sumado a «problemas de estabilidad». Ante esta situación, el Ayuntamiento ha optado, como «garantía de seguridad», retirar estas esculturas y guardarlas a buen recaudo hasta que se redacte un proyecto de restauración integral de estas piezas.

Fuentes municipales indicaron al respecto de que para acometer estos trabajos será necesaria la convocatoria de un nuevo concurso, que se licitará «en días», para que la ausencia de estas Victorias Aladas no se dilate en el tiempo y puedan estar nuevamente en la Plaza de América del parque lo antes posible.

Este conjunto escultórico es, posiblemente, el más «invisible» de este enclave del parque de María Luisa. Fueron ideadas por el autor de la plaza, el arquitecto Aníbal González, que tuvo como fuente de inspiración la Exposición de Turín de 1911. La elección de los escultores se realizó por concurso y se ejecutó en el tiempo récord de un año. Así, la Plaza de América recibió a las Victorias Aladas en 1914, que esculpieron tres artistas. El marchenero Lorenzo Collaut Valera, autor de obras tan emblemáticas como el monumento de Bécquer o las alegorías del Arte o el Genio, creó seis de estas figuras. Otro artista como el cabecense Manuel Delgado Brackembury, que también dejó su impronta en el parque de María Luisa con los leones del estanque o la Glorieta de San Diego, confeccionó otras seis, mientras que el catalán Pedro Carbonell, con obras tan célebres como el monumento a Colón del Puerto de Barcelona, completó la serie.

Desde entonces, no habían sido intervenidas, salvo puntualmente en 2015 para poner unas medidas cautelares de protección debido a unas grietas que ponían en serio peligro de desprendimiento algunos volúmenes. La piedra arenisca en la que están realizadas, especialmente sensible a la humedad por su elevada porosidad, ha ido sufriendo un proceso degenerativo que se ha ido traduciendo en disgregaciones, descamaciones, grietas y fisuras y, por último, desprendimientos. «Estas lagunas, además, fueron propiciadas por los anclajes y elementos metálicos que, al oxidarse, estallaron la piedra, provocando la merma de miembros, atributos y otros volúmenes», señaló el responsable de la asistencia cultural de la intervención iniciada en diciembre, José León.