LA REINTEGRACIÓN DE LOS MEONES.

La reintegración de los “meones” es una decisión tomada en cumplimiento de las exigencias de naturaleza artística y estéticas del bien asociadas a parámetros etnológicos.

Actualmente, ya nos encontramos trabajando en la ejecución de las figuras, pues el estudio de las mismas ha finalizado y las conclusiones obtenidas son tan determinantes que permiten contrastar plenamente la reproducción de las esculturas y su posterior integración en el conjunto artístico de la fuente. Esta documentación aporta la siguiente información básica para esculpir las nuevos meones de manera fidedigna a los originales:

  1. Facturas de Manuel Delgado Brackembury donde se aportan las medidas de los bloques (1,20×1,20×70 cms) y la procedencia de los mismos, lo que nos permite conocer la tipología: Piedra de Almorquí.
  1. Fotografías. Además de una serie de visiones generales de la fuente con sus “meones”, el estudio ha aportado cuatro fotografías de todos los frentes de la fuente. Estas imágenes fueron tomadas en la inauguración de la fuente, pues era la acreditación de la certificación y recepción de la obra terminada por el Ayuntamiento de entonces. Gracias a estas cuatro vistas hemos podido tener varias perspectivas de cada figura (frontales, laterales y traseras).

 4meones2visiones

De acuerdo con todo ello, las premisas con las que se está trabajando son las siguientes:

  1. La comparativa de las fotografías y las medidas aportadas por las facturas nos ha permitido determinar que la altura de los “meones” es de un metro, restando aproximadamente 20 centímetros para la plataforma base. Estas medidas coinciden con las dimensiones de las figuras infantiles conservadas en el caracol, especialmente con una de ellas, que mantiene la misma postura.
  2. Brackenbury realizó dos posturas para las cuatro figuras, que quedaban alternadas en su posición para no repetirlas en una misma visión. Tan solo particularizó los rasgos faciales y el pelo.
  3. Las proporciones y el tratamiento de la piedra será análogo a las figuras infantiles del caracol central.
  4. La piedra a utilizar será la misma roca de Almorquí.
  5. Las esculturas estarán perforadas internamente para disponer un canal que permita el paso del agua sin que moje la piedra.
  6. La reproducción de poses y rasgos faciales será fidedigna. El trabajo tiene que combinar dos objetivos claros: la reproducción exacta y la conservación de la belleza que debe tener como obra artística.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation