DÉDALO RESTAURA LAS VICTORIAS ALADAS DEL PARQUE DE MARÍA LUISA.

Conocida popularmente en Sevilla como la “Plaza de las Palomas”, la Plaza de América fue proyectada en 1913 por Aníbal González como epicentro del recinto de la Exposición Iberoamericana de 1929. En su idea monumental, dispuso de manera ordenada los tres grandes pabellones con sus grandiosas fachadas que quedaban presidiendo el espacio. Un estanque y diferentes glorietas y jardines completaban el área central delimitada por unos bancos corridos entre esbeltas columnas, sobre cuyo capitel descansaban las figuras de unas victorias.

Estas dieciséis esculturas, denominadas comúnmente como “Victorias Aladas”, fueron ideadas por el propio arquitecto en su trazado por influencia de la Exposición de Turín de 1911, designándose entonces como “exorno de la plaza”. Sabemos que su realización por Lorenzo Coullaut Valera, Manuel Delgado Brackenbury y Pedro Carbonel se produjo tras el concurso celebrado a finales de 1913 al que concurrió un nutrido grupo de artistas. La celeridad que obligaba el Comité Ejecutivo provocó que fueran realizadas en un tiempo record, pues fueron entregadas y colocadas en la primavera del año siguiente, requiriendo para ello la instalación en la misma plaza del taller de escultura.

Realizadas en piedra arenisca o bateig, estas esculturas han permanecido más de un siglo sin recibir tratamiento alguno, salvo una actuación puntual de forma cautelar para proteger los volúmenes que se encontraban en riesgo de desprendimiento. Las características de este material lítico, altamente poroso, su exposición continua a los medios ambientales y el uso de elementos metálicos como grapas en las uniones habían motivado problemas muy graves que mermaban la firmeza de la piedra y ocultaba su riqueza plástica.

El Servicio de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla nos ha confiado la importante labor de comenzar la restauración del conjunto, acometiendo labores de conservación y reintegración en cuatro obras esculpidas por Coullaut Valera durante los próximos cuatro meses. Se trata de una intervención científica, que tendrá su fase más llamativa en la reintegración de los volúmenes perdidos, un trabajo que viene precedido de un profundo estudio histórico con el fin de autentificar estas restituciones en cumplimiento de la Ley 14/2007 del Patrimonio Histórico de Andalucía.

Restaurar las Victorias Aladas significa recuperar unas esculturas que cuentan con una especial importancia dentro de la concepción global del entorno donde se sitúan, la Plaza de América, ya que su diseño obedece a los planes proyectados por Aníbal González para este sector. Asimismo, constituyen un interesante ejemplo de mobiliario urbano y escultura de estilo regionalista, cuya presencia nos remite a la celebración de la Exposición Iberoamericana de 1929, el evento que transformó la ciudad e introdujo a Sevilla en los avances del siglo XX. El Parque de María Luisa fue declarado BIC en 1983 con la categoría de Jardín Histórico.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Post Navigation